11.2.09

DIOGENES BY RESPONDON


Dicen que en tiempos de crisis suben las ofertas de los supermercados, pues aki tenemos un ejemplo ya que el amigo RESPONDON del foro STREETFIGHTERSPAIN me ha mandado una oferta del hipermercado, 2 fighters por el precio de una, ya que la preciosidad que veis arriba, "La Diógenes", es la segunda mutación que sufre esta Gixxer y en este articulo podeis disfrutar de las dos versiones de esta GSX-R 750 del ´89. La primera versión, la negra que vereis en la parte de abajo, nació de la obsesión de construirse una Streetfighter a imagen y semejanza de las que había visto en sus viajes a Inglaterra (sobre todo a la Isla de Man en el ´99) y en la revista Inglesa "STREETFIGHTERS". Estéticamente se acerco bastante a los Británicos pero mecánicamente segun me ha contado "ni soñarlo" ya que no le hizo ni potenciaciones estratosféricas ni le metió "aditivos" peligrosos. La base, una GSX-R 750 del ´89, fue recuperada de las garras de un desalmado, que era un manazas, estaba bastante descuidada, con detalles que delatan muy poco cuidado por parte de su dueño, pero como la quería desmontar pieza a pieza, no le importaba mucho. Lo que en un principio iba a ser una Fighter para Respondon...(por cierto bonito apodo) acabó siendo para su hermano. Bajaba por el garaje a ver el proyecto y su hermano, no sabe como, le iba convenciendo para ir haciéndola a su gusto. Escape rollo germano, colín monoplaza... Pero eso es el final, antes, la desmonto por completo y pulió todo lo posible, Chasis, basculante, llantas, horquilla. El motor se lo llevó a un colega que prepara coches para subidas en cuesta y le pulió todos los pasos de gases de la culata y todas esas cosas que se suelen hacer con la rotaflex. Mientras, le adapto un colín réplica de una Yamaha TZ de carreras de los ´70s que le trajo un amiguete de un mercadillo de clásicas de Francia. Hizo construir una tija superior y unas torretas para sujetar un manillar Tomaselli de Cross. La carrocería la pintó en un oscuro color berenjena y hala, a montar todo el tinglado. Quedó sencilla pero muy resultona. Después de tres años de "perrerías" su hermano le dijo que estaba un poco cansado de una moto tan radical y quería quitársela. Respondon en ese tiempo se había construido la STEALTH violeta (de la que ya hablaremos aki mas adelante) pero aún así se la quedó. Pensó en darle un nuevo aspecto, una segunda remodelación sin invertir mucho, bueno, eso es un decir, ya que si es verdad que no compró ninguna pieza porque... ¡Ya las tenía todas en el garaje! Respondon padece una enfermedad muy comun en los fighters, cada vez que va a un desguace se viene con algo, cosas que no necesita en aquel momento, pero se las trae pá casa. Su garaje, recientemente apodado, "El Garage de Mordor" parece un desguace, de ahí que la bautizara como DIOGENES, síndrome que padecen esas personas que acumulan de todo tipo de basura inservible (Yo tambien tengo un poco de eso). Bueno una vez decidido que hacer con la moto comenzo a desmontarla totalmente de nuevo, re-pulió todas las partes de aluminio que ya fueron pulidas en su dia y la empezo de nuevo, como todos sabemos una Fighter nunca se termina. Buscando en la basura de su garage "encontro" un colín de Suzuki SV 650 del 2004. También un silencioso de Yamaha Fazer 600, que con una parte intermedia de un Nissan Almera lo empalmo a los colectores de acero Inoxidable. La parte trasera estaba resuelta, bueno aun no, ya que el neumatico era demasiado estrecho, por lo que le saco la rueda trasera a la STEALTH, que es una 1100 y se lo adapto. El motor estaba realmente "herido de muerte" (demasiadas manos) por lo que decidió cambiarlo por completo. La primera eleccion fue poner el de una Bandit 1200 pero claro, aquí en españa escasean. Al final le montó el de una Bandit 650 del 2004. Antes claro está, lo pinto a juego con el resto de la moto en un discreto verde Telefónica (más o menos) Eliminó la caja de filtro de aire y puso filtros independientes BMG y un Kit Dynojet. Despues de una intensa busqueda por los catalogos de una cadena de color verde a juego, no hubo manera de encontrarla. Al final un amiguete tenía una azul que no iba a montar y se la quedo, pero claro ¿azul con verde? la solucion le obligó a pintar algunas partes de este color para que hiciesen un poco de juego visual. Del frontal aprovechó bastante material original y le coloco un llamativo foco de opticas superpuestas. En resumen, quedó una moto que no pasa desapercibida aprovechando una base de una anterior transformación y parte de material que tenía por ahí. Gracias Respondon por las fotos y el articulo que el 90% es tuyo, yo solo lo he adornado un poco.